¿Perros en la piscina?

30 de julio de 2021

Es una de las preguntas más repetidas: perros en la piscina ¿sí o no? La respuesta es clara: sí, pero siguiendo algunas precauciones. El mejor amigo de la familia también tiene derecho a disfrutar de baños refrescantes, a hacer deporte y a disfrutar de nosotros mientras chapoteamos en el agua. Por ello, además de la instalación de una cubierta de piscina, hay que seguir una serie de consejos que se muestran a continuación.

Consejos hay que tener en cuenta si se quiere que el perro se bañe en la piscina

Son muchos los clientes que trasladan dudas sobre el baño de perros en las piscinas. Para aclarar todo tipo de dudas, evitar problemas y disfrutar del agua en familia, en esta entrada, se va a explicar qué consejos o recomendaciones se tienen que considerar si se quiere que el can esté en el agua.

1. El perro, siempre en compañía de un adulto

El can debe estar siempre en compañía de un adulto. Pasado un tiempo en el agua, es probable que el cansancio vaya haciendo mella y que quiera salir. Al no poder salir con facilidad, el animal puede no transmitir el deseo de que no quiere seguir bañándose. Puede hundirse y ahogarse si no se le controla su comportamiento.

2. Escaleras para facilitar su entrada y salida

Lo ideal es que la zona de baño cuente con una escalera o rampa que facilite la entrada y salida del perro. Así, no tendrán que estar metiéndole y sacándole del agua y, cuando se canse, podrá salir sin problema de la piscina.

3. Cuidado con el agua: controlar que no se la beba

Como ocurre con las personas, el tragar agua de la piscina puede conllevar problemas de ahogamiento y de intoxicación por el cloro. En todo momento se debe controlar que el perro no consuma agua y, si lo hace, advertirle de que eso no está bien.

4. Si el perro no quiere meterse al agua, nada de forzar

En ningún momento debe obligarse al perro a nadar. Si tiene miedo al agua, hay que respetarle. Tampoco hay que optar por enseñarle a nadar a la fuerza: lejos de un momento de tranquilidad y diversión, lo único que se consigue es traumatizar al can.

5. Limpieza más exhaustiva

Si se quiere al perro dentro del agua, hay que controlar tanto el estado del pelo y de sus orejas. Ahí se puede observar si en ambas zonas cuenta con parásitos, los cuales deben estar fuera del agua. De igual forma, hay que secar las orejas tras cada baño para evitar infecciones. Lo más recomendado es que, al iniciar o terminar el baño, el can se duche con gel champú para evitar males mayores.

Asimismo, se tiene que controlar el estado del agua con mayor frecuencia. En vez de realizar un testeo cada semana, lo recomendable es realizarlo cada tres o cuatro días para comprobar que el nivel de pH es el ideal.

6. Cubiertas de piscinas para estar seguros

Si el perro es un gran amante de la piscina, querrá bañarse a todas horas y todos los días del año. Por ello, lo ideal es contar con una cubierta de piscina que pueda tapar la zona de baño cuando no se esté en el agua. Se evitan las tentaciones del perro, el cual querrá disfrutar incluso cuando no se esté en el interior de la vivienda y él en el jardín.

Los perros en la piscina, sí, pero siguiendo unas pautas y consejos para garantizar la salud del can. Desde Cupoola contamos con cubiertas de piscinas que, además de hacer que disfrutemos de la piscina durante todo el año, nos ayudarán a ganar en seguridad si contamos con perros. Llámanos para conocer más información.

Las cubiertas altas de piscinas de Cupoola tienen un diseño funcional y práctico, garantizando siempre la máxima seguridad y ahorro. Llámanos y solicita precios de cubiertas para piscinas.

Cada una de nuestras cubiertas han sido diseñados minuciosamente para garantizar la más altas cotas de calidad, funcionalidad y una elegancia que marca la diferencia.

Conoce nuestra colección de cubiertas de piscina altas telescópicas, móviles y fijas y elige la que más te guste.

Entradas relacionadas
¿Te llamamos?
Indícanos tu número de teléfono y a qué hora prefieres que te llamemos.