No-to-nec-ti-dae. Vaya nombre, ¿verdad? En realidad, se trata de ese pequeño bicho o insecto que tiende a campar, o mejor dicho, a nadar a sus anchas por la piscina. ¿A qué ahora sí que sabéis de qué estamos hablando?

Pero, ¿cómo podemos erradicarlo y disfrutar así de nuestro placentero baño en la piscina? No te preocupes, desde el blog de cubiertas de piscina de Cupoola by Vegametal os vamos a enseñar cómo eliminarlo. ¡Toma buena nota de ello!

¿Qué es un notocnectidae?

El primer paso para ganar una batalla es conocer a nuestro “enemigo”. Se trata de una familia de insectos hemípteros que se conocen como garapitos, barqueritos o limpia aguas. Suelen medir alrededor de 2 cm de longitud y habitan en piscinas, pantanos o embalses de agua dulce.

Se caracterizan por nada de espalda, remando con sus largas patas traseras, dejándose flotar hacia la superficie para respirar por su ausencia de branquias. Son depredadores de renacuajos y peces pequeños, donde utilizan su aguijón que se encuentra plegado a su vientre, y su picadura es muy dolorosa al ser humano. Pero, tranquilo, es raro que te ataquen y lo más normal es que huyan antes de atacarte.

¿Cómo los eliminamos?

La aparición de estos insectos en tu piscina se debe, principalmente, a que esta no se encuentra debidamente depurada ni mantiene buenos niveles de cloro, pH o salinidad. Por ese motivo, una de las primeras opciones es la instalación de electrólisis salina que nos ayude a desinfectar el agua de una manera automática.

Vigilar el nivel de pH y cloro es también vital para evitar su aparición. Cuando el nivel de pH no es adecuado, entre 7,2 y 7,4, la capacidad de desinfección del cloro se ve afectada evitando que el ácido hipocloroso se encargue de destruir microorganismos indeseados.

El mantenimiento de la piscina es la manera más eficaz que existe para combatirlos y raro es que no funcione y los aleje del agua. No obstante, también puedes utilizar una cubierta de piscina que aumente la seguridad y evite que se instalen de forma perenne en tu piscina.

Y estas son las maneras de combatir a los notocnectidae que tienes a tu alcance. Así que, ya lo sabes, ponlas en práctica y abre tu cubierta de piscina para disfrutar de ese baño placentero que tanto estás deseando. Te lo has ganado.