Llega el momento más esperado. Abres tu cubierta para piscina y el agua está reluciente, como a ti te gusta. Preparas la toalla, el bañador, la crema, las gafas de sol y puede que hasta un libro para leer tranquilamente. Ya lo tienes todo. Y entonces, antes de entrar a la piscina, te duchas. Ahora sí que puedes disfrutar de tu refrescante baño en la piscina.

Pero ¿por qué es importante ducharse antes de entrar a la piscina? ¿A qué se debe este ritual? ¿En serio es necesario? Quizás son preguntas que en alguna ocasión te hayas llegado a plantear. Y quizás, en alguna ocasión, has optado por pasar de esa ducha preventiva por parte de información, por demostrarte que eres muy valiente o por simple pereza. Pero lo creas o no, se trata de una medida muy importante antes de introducirse en el agua. Y no, no se trata de una simple cortesía higiénica.

Por ese motivo, desde el blog de cubiertas para piscina de Cupoola, intentamos dar respuesta a la pregunta fundamental que vertebrará este artículo: ¿por qué es importante ducharse antes de entrar a la piscina?

No es una cuestión de higiene…la contaminación del agua

El motivo principal por el que nos metemos en una piscina no es otro que refrescarnos ante el calor intenso. Si a ese lógico sudor le añadimos la crema solar, la suciedad del cuerpo, el maquillaje, el desodorante, el acondicionador del pelo, la colonia… hacemos un combo bastante interesante. Ahora imagina que todo eso entrará directamente al agua, muy higiénico no sería, ¿verdad?

Todos esos componentes entran en contacto con el cloro, y te aseguramos que no es buen negocio. Al hacer reacción entre sí forman lo que se conoce como “burbuja de cloramina”, un derivado que puede afectar a nuestra salud y la de todos los bañistas. Nuevos huéspedes, posibles enfermedades.

Irritación en los ojos, dolor de garganta o problemas en el sistema respiratorio pueden ser algunas de estas reacciones. Los niños serían los más expuestos debido a que suelen tragar más agua. Por lo tanto, el primer motivo de una ducha antes de entrar en la piscina es una señal de respeto hacia el resto de los bañistas. De cortesía, sí, pero también de salud.

claves-ducharse-en-la-piscina-detalle

Ducharse antes…y después

La solución, como habrás averiguado, es darse una ducha antes de entrar en la piscina. Si bien, no eliminará todas esas bacterias, sí reducirá la cantidad y la contaminación del agua. Mantenemos el agua limpia y saludable y reducimos las posibilidades de cualquier reacción alérgica.

Ahora sí que podemos disfrutar de un momento agradable en nuestra piscina. Pero ¿qué hacemos una vez salgamos? ¿También es necesario ducharse? La respuesta es afirmativa, ya que habremos estado en contacto con el cloro y/o cualquier otro desinfectante, por lo que deberemos limpiarnos y secarnos correctamente. La salud es lo más importante.

Una vez que ya tienes toda la información a tu disposición, llega el momento que estabas esperando. Date una ducha…y disfruta del baño de tu piscina. Te lo has ganado.