Las cubiertas de piscina son estructuras generalmente fabricadas en metacrilato, aluminio o policarbonato que las protegen de la climatología adversa y otros factores externos. Gracias a estas cúpulas es posible acabar con la estacionalidad y extender el periodo de baño durante todo el año, y no solamente en primavera y verano.

Estas construcciones acristaladas son muy resistentes ya que soportan cargas importantes, pero es necesario llevar a cabo un mantenimiento periódico para alargar su vida útil y garantizar un rendimiento óptimo. Por lo general, suelen acumular arena, polvo, insectos, hojas de plantas, heces de pájaros, melaza y otros residuos que se convierten en suciedad. De ahí la importancia de practicar una limpieza exhaustiva de forma regular.

Tips para el adecuado mantenimiento de cubiertas de piscina

La clave para que las cubiertas de piscina se mantengan siempre en perfecto estado de revista está en no dejar que pasen mucho tiempo sin ser limpiadas. Así es segura la adecuada conservación de las mismas y el fin para el que se instalan estas cúpulas. De lo contrario, la suciedad podría incrustarse demasiado e incluso filtrarse hasta caer en el agua.

Para limpiarlas de forma correcta, conviene tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

– Utilizar un chorro de agua con una manguera a presión para eliminar los restos más difíciles. No importa el modelo de cubierta del que se trate. Sean altas como la Vega Sun y la Vega Line (telescópicas), o la Vega Line deslizante; o sean bajas como la Velsa Mini, Plus, Elite o Elegant, todas fabricadas por Cupoola by Vegametal, se limpian igual.

– No hay que frotar su superficie con cepillos o trapos, ya que puede pasar que los restos adheridos en estos elementos terminen por arañarla y estropear su capa de protección ultravioleta.

– Para la suciedad más incrustada, es recomendable utilizar esponja y jabón y frotar con suavidad. No conviene emplear productos que puedan contener componentes químicos abrasivos.

– El interior de la cubierta se ha de mantener utilizando de manera periódica un limpiacristales.

¿Cuándo limpiar estas estructuras?

Para conservarlas en perfecto estado, lo aconsejable es hacerlo de manera rutinaria. Ahora bien, si la piscina se encuentra en una segunda residencia, a la que resulta imposible acudir con asiduidad, lo conveniente es practicar una limpieza a fondo antes de que comience la temporada de baño en la cual es más utilizada. Esta tarea ha de llevarse a cabo al menos dos o tres veces al año. Nunca se debe abandonar el mantenimiento durante periodos excesivamente largos.

En estos casos puntuales en los que se dificulta la tarea, no estaría de más contar con los servicios de empresas profesionales. Estas cuentan con máquinas de agua a presión y otras herramientas específicas que ayudarán a eliminar esa suciedad que no hay manera de quitar con otros métodos más rudimentarios.

consejos-limpiar-cubierta-de-piscina

Algunos detalles a tener en cuenta

En lo que al mantenimiento de estas estructuras acristaladas con vidrio o policarbonato se refiere, es importante saber que bajo ningún concepto se debe aplicar grasa a las guías ni tampoco ninguna otra clase de producto similar.

Este sistema está preparado para funcionar de manera autónoma y engrasarlo resultaría contraproducente porque podría ayudar a que los restos de suciedad se incrusten aún más en su superficie o en las propias guías, dificultando su movilidad.

Tampoco es recomendable desmontar estos elementos protectores de la piscina, ya que esta quedaría desprotegida y la suciedad podría acumularse en el agua o en el vaso de la misma.

La limpieza de cubiertas de piscina es, por lo tanto, una tarea que se ha de llevar a cabo con regularidad. Un proceso sencillo que no se debe pasar por alto si se pretende llevar un mantenimiento adecuado.Y tú, ¿sabes ya cómo limpiar tu cubierta de piscina?